El hermano del hijo Prodigo

On abril 22, 2012, in Versos Biblicos, by admin

 

A cada paso que vamos dando es como si nos fuéramos acercando a la puerta de una mina, entre más cerca mayor luz estamos teniendo y Juan nos está guiando por un por un camino que todo cristiano tiene que caminar, “el Amor” y de esa manera entramos a la siguiente sección.

1Jn 2:9-11 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas. (10) El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. (11) Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

Cuántas veces hemos escuchado enseñanzas de él hijo prodigo y nos gozamos en que nosotros somos como él cuando venimos a Cristo, pero es Juan quien nos pone en el otro lado de la parábola cuando nos ponemos en la misma situación del hermano que está en la casa del padre.

La parábola del hijo prodigo nos habla del regreso del hijo que se ha perdido pero también nos habla de un hijo que estando en la casa estaba más perdido, ya que por la actitud que el hermano toma no manifestó amos hacia el hijo prodigo, pero religiosamente permaneció en la casa de El padre.

Nosotros como hijos de Dios nos sentimos que estamos como el hijo prodigo después de regresar de haber pasado un tiempo en la pocilga, pero los que nos oyen hablar se dan cuenta que actuamos como el hermano que si quedo siempre en la casa de El Padre.

Juan se le conoce como el apóstol del Amor, y en esta sección nos pone de cara a un espejo para que nosotros veamos si realmente estamos en el camino correcto. Juan nos da en el verso 11 la posición en la que nos encontramos si no tenemos amor. Nosotros nos encontramos en tinieblas, y lo mas irónico es que vivimos engañados creyendo que vamos en buen camino hacia el cielo, pero Juan dice que no sabemos a dónde vamos por que las tinieblas nos enceguecieron los ojos.

Los tres niveles de crecimiento espiritual

 

1Jn 2:12-14 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. (13) Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre. (14) Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

En esta sección encontramos que Juan nos da tres niveles de crecimiento espiritual, tenemos a los hijitos, a los jóvenes y a los padres, como vemos esto es repetido en dos ocasiones, solo que una se encuentra en presente y la otra en pasado. La traducción NVI traduce el verbo escribir en presente tres veces y en pasado otras tres, cuando en la RVR60 lo encontramos cuatro en presente y dos en pasado, aun cuando el sentido que se le da en la NVI es el más acorde con el contexto la traducción más exacta es la de la RVR60.

Ahora bien si veamos estos puntos. Menciona dos veces hijitos

  1. Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.
  2. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.

Si notamos en este texto Juan señala dos cosas:

  • Los pecados os han sido perdonados
  • Habéis conocido al padre.

Vemos los pasos como se van haciendo más elevados aun ya que primero tenemos que reconocer que somos pecadores y que necesitamos del perdón de nuestros pecados, para poder llegar al padre, Juan cuando se refiere a Hijitos nos muestra que le está hablando a los recién nacidos en la fe.

Y continúa Juan con los padres:

  1. Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio.
  2. Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio.

Si notamos que en este punto ya se presenta un en presente y otro en pretérito, pero los dos finalizan con el mismo punto, recordemos que Juan aquí al referirse a los padres se refiere a los cristianos más maduros en la fe y ellos ya tienen una relación más intima con el Señor.

El otro nivel espiritual que Juan toca es el intermedio.

  1. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno.
  2. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

En este nivel espiritual es cuando uno se dedica al estudio de la palabra pero no con seriedad, conoce de las doctrinas básicas y de historias de la biblia las cuales nos llevan a presentar defensas de nuestra fe y de esa manera no ser arrastrados de otros vientos de doctrina.

Por otra parte hay una situación que vemos y de manera personal en ocasiones se me ha cuestionado con respecto a la repetición de pasajes en las Escrituras. Es muy claro que las escrituras repiten historias, situaciones e incluso El Señor Jesús usaba el método de decir “de cierto, de cierto os digo”, según el todo de la Biblia lo que vemos es que el Señor cuando quiere hacer énfasis en alguna situación.

El se encarga de que esto se repita, tenemos el caso de Isaías que dice que Dios es Santo, Santo, Santo.

Tenemos la situación de los Salmos como en el caso del salmos 136 que menciona 26 ocasiones la palabra Misericordia, y nos hace ver que Dios en el cual creemos es misericordioso.

La Biblia no contiene errores en su sentido de repetición o de contenido, hoy podemos encontrar errores de escritura o de impresión pero eso no contradice las verdades bíblicas fundamentales de la fe cristiana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>